Friday, March 03, 2006

Yo sé contar chistes… y sé contar chistes.

por: FMX
Una gran cantidad de los avisos publicitarios que circulan hoy en día y que especialmente están dirigidos al público latino que vive en Estados Unidos, apelan a un factor de comicidad. Así es, el chiste, la broma, la risa, se han apoderado de un amplio espectro de la publicidad latina (o hispana, como nos llaman). Es aquí que cabe preguntarse: ¿Desde cuándo abandonamos la profesión de comunicador para convertirnos en humoristas?. Y no me malinterpreten, creo que el humor es necesario para hacer publicidad, pero siempre y cuando vaya en apoyo a un concepto central de comunicación, siempre y cuando la marca y el producto lo requieran en la medida de cumplir con los objetivos de marketing y comunicación pre-establecidos.
Pero la regla es que nos vemos bombardeados por estos “chistecitos” temporales, volátiles, y que a veces ni siquiera conectan con la escencia de la marca o campaña, y todo por el afán de hacer que los lectores, o televidentes se rian, pues en las canteras creativas al parecer se cree que generando la risa logararán hacer subir las ventas, posiblemente ganarán algún premio a “la Creatividad”, de los tantos que abundan actualmente.
Y es que nos olvidamos que la comunicación y es aquí donde encuentro la diferencia fundamental se aparta de la publicidad en el hecho de que apunta a objetivos a mediano y largo plazo, busca crear vínculos de confianza y lealtad entre marcas y consumidores. No queremos el efímero efectivismo moderno. Queremos crear y consolidar las marcas en las mentes de las personas, queremos que nuestros atributos se queden en los corazones de quienes nos han elegido y por medio de una amplia gama de técnicas comunicacionales queremos ser capaces de mantener esta relación de mutuo aprecio, cooperación y comprensión.

Otro de los factores que aparece ligado a este humor es el tema de los estereotipos, cada vez los personajes se acercan más el uno al otro, estereotipizados, como le gusta al modelo consumista, todo producido en masa, todo idéntico. Clones al fin y al cabo. Y terminamos riéndonos del mismo chiste, de la misma abuela, del mismo jovencito “nerd” o de la misma chica guapa.

Creo que la creatividad es una herramienta que busca encontrar nuevas soluciones para los problemas de comunicación que puedan afectar a las marcas y productos, y que por medio de esta herramienta y junto a una acertada valorización de la identidad de marcas y personas. Seremos capaces de construir mensajes perdurables, acertivos y eficaces. Y eso, no es chiste.